jueves, 9 de junio de 2011

Editorial mayo 2011


Generalmente los medios de comunicación nos ocupamos de los excesos de los gobernantes. Las autoridades son los principales cuestionados por la opinión pública. Justo es decir que en los medios de comunicación también hay excesos y corrupción. En ocasiones se abusa de la pluma. Se difama y se injuria al amparo de un espacio periodístico.

Hay casos graves. Hay gente que abusa de sus puestos en los medios de comunicación para extorsionar, para chantajear. Se exige dinero a cambio de no criticar o de hacerlo. De alabar a tal o cual funcionario o simplemente por no mencionarlos.

En nuestro estado hay muchos de estos casos. Uno de ellos, el que abordaremos en esta edición es del conocimiento de muchos. El editor en jefe de un populoso diario cobra en varias dependencias. En varios municipios recibe una igual para albar o golpear según sea el caso y la cantidad económica.

En días pasados, Armando Acosta Díaz de León fue acusado directamente por el hoy ex vocero de la Secretaría de Seguridad Pública, Omar Niño, quien afirmó que le pidió 35 mil pesos mensuales, por no criticar al General Heliodoro Guerrero.

Curiosamente a unos días de la solicitud de Acosta, Omar Niño fue “levantado” y golpeado luego de salir de un antro a altas horas de la madrugada.

Luego vinieron la declaraciones de Omar Niño y los rumores se confirmaron: Armando Acosta exige dinero para no criticar en su columna denominada “Bitácora”. Lo que muchos saben y comentan, pero no se atreven a decir públicamente, lo corroboró el ex vocero de Seguridad, quien además involucró a Juan Antonio Hernández Varela, jefe de prensa del Gobernador, Fernando Toranzo, a quien aseguró le informó de la solicitud de los 35 mil pesos, obteniendo por respuesta un: “mejor consígeselos para evitarte problemas y conservar su chamba”.

Al fin ex compañeros en los periódicos Pulso y San Luis Hoy, Armando y Juan Antonio son viejos conocidos, por ello no es de extrañar su complicidad.

En fin que aquellos que hablan de honestidad en los medios, son los primeros que se corrompen por unos cuantos miles de pesos. Y como dijera el “Chango” en su columna: “Tomelo bajo reserva”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada