viernes, 25 de septiembre de 2009

EL PODER TRAS EL PODER.


Por Gandhi.



Por fin se va quien algunos llaman cariñosamente Marcerdo.
Para los que imaginaron que este día nunca llegaría, por fin pueden dormir tranquilos.
Una última aparición de su señoría resultó desastrosa. Un ejército de guaruras y policías estatales no lograron impedir la humillación de que fue objeto. El escenario para la venganza de los olvidados fue la plaza de armas. La toma de protesta de la nueva legislatura el motivo perfecto.
Un joven soledense resultó ser el reivindicador de las causas sociales. Un huevo su arma. El aún gobernador marcerdo su objetivo.
Así como alguna vez las armas nacionales se cubrieron de gloria, las manos de este joven anónimo resultaron ser quienes esculpieron el epitafio sobre la tumba de este gobierno nefasto que fenece angustiosamente y ya se tardó en morir.
La rabiosa reacción del agraviado me resulta lógica. Lo que murió en la plaza de armas el pasado catorce de septiembre no fue el costoso traje que con gallardía portaba marcerdo. Se acabó el orgulloso e intocable virrey Marcelo I.
Murió la eterna sonrisa del anciano y otrora poderoso gobernador.
Le sucede en el cargo Fernando Toranzo Fernández. Hombre de apariencia amable y sencilla, medico de profesión, finta de ministro bautista y de caminar inseguro.
Después del alboroto, un pusilánime y azorrillado Fernando Toranzo salió por la puerta de atrás. Temeroso de no se qué, también huyó despavorido de una jauría de muertos de hambre que suplican por una chamba en el nuevo gobierno. Ilusos.
Perdón por ser el maldito aguafiestas de siempre, pero me siento obligado a ser yo quién lo diga.
Para todos aquellos que piensan que la pesadilla terminó, he descubierto que no saben lo que les espera.
En defensa de todos esos ciudadanos optimistas que esperan que el nuevo gobierno resuelva sus problemas, debo decir que está en la naturaleza del pueblo ser ingenuo.
Recibe un gobierno hecho pedazos, endeudado hasta con la mafia y en un año en que el mundo entero esta al borde de la bancarrota.
Aún así, Fernando Toranzo es el nuevo tlatoani.
Diversas circunstancias sucedieron para que Toranzo llegará al poder, como en un perfecto juego de ajedrez, una tras otra se fueron dando las cosas, tanto así que me resulta imposible creer que fue obra de la casualidad.
Ciertamente no es considerado un líder ni siquiera dentro de la comunidad médica o al menos hay compañeros de profesión de mayor prestigio. Incluso hay varios urólogos más populares.
Como legislador hace ya varios años pasó sin pena ni gloria, al igual que los últimos seis años al servicio del gobierno marcelista como secretario de salud.
Para ser más preciso, de los bufones y lacayos de la corte marcelista, Fernando Toranzo fue de los menos ingeniosos y divertidos.
En todo caso sería el payasito triste y gris.
Todavía hay muchos que se preguntan que fue lo que les pegó. Uno de ellos, Jesús Ramírez Stabros, novel aspirante a la candidatura a gobernador por el revolucionario institucional y hasta diciembre del año pasado, el seguro candidato con la complicidad de la dirigencia estatal encabezada por el diputado Adolfo Micalco Méndez.
De la noche a la mañana apareció el medico Toranzo con el apoyo de la Confederación Nacional Campesina (CNC), su líder Oscar Bautista y el dinero de la familia Valladares bastaron para una sorpresiva victoria sobre un imberbe e inexperto piloto aviador.
Varios días le duró el coraje al diputado Ramírez Stabros hasta que la promesa de matarle el hambre tres años más le convencieron de aceptar la derrota.
Stabros perdió la gran oportunidad de hacer carrera política en San Luis Potosí. Quedará en la memoria como el miserable que aceptó una diputación plurinominal a cambio de su dignidad y la de aquellos que creyeron en él.
Regresando con el médico cirujano zootecnista Fernando Toranzo, ya como candidato oficial despertó muchas expectativas. Entonces si le salieron muchos cuates: Horacio Sánchez Unzueta, Fernando Silva Nieto y diversos grupos políticos emergieron del pasado buscando una reivindicación que la historia les negó.
Marcerdo alentó las sospechas de un padrinazgo oficial a la candidatura priista, situación que le permitiría negociar posiciones políticas con Alejandro Zapata Perogordo.
La campaña fue ignominiosa. Una carrera de hormigas resultaría más divertida.
Fernando Toranzo siempre con cara de estreñido y sin propuesta alguna.
Lo mejor de su campaña, la estructura. Afortunadamente llegó el dinero de la familia revolucionaria en la figura de los dadivosos gobernadores priistas, pues de no haber sucedido así, no se hubieran comprado los votos tan necesarios para ganar la gubernatura.
El gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández fue el principal financiero y por ende uno de los principales accionistas de el gobierno toranzista.
Salomón Rosas delegado nacional del PRI en el vecino estado y alguno que otro personero fueron los encargados de gestionar los tan necesarios recursos para la compra de votos.
Resulta que el flamante coordinador de asesores del gobernador Eugenio Hernández es potosino. Mario Ruiz Pachuca busca la posibilidad de venir a su tierra en el gabinete del Medico Toranzo. Su ofensiva riqueza ya es imposible de ocultar en el vecino estado.
Inexplicable fortuna si se considera que hace pocos años era un mediocre reportero. El momento y el lugar adecuado cambiaron su vida.
En San Luis Potosí pocos pueden considerarse amigos cercanos de Mario y tal vez el más importante es Marco Antonio Flores alias “el Tadeo”, ex director de comunicación social en el gobierno de Fernando Silva Nieto.
El “Tadeo” ha prestado su nombre y prestigio para ocultar las enormes inversiones del nuevo rico. Un periódico gratuito y dos restaurantes de próxima inauguración por mencionar algunos.
Los políticos de Tamaulipas y San Luis Potosí durante los últimos años se han estado acostando temprano y juntos. Incestuosa relación que no augura nada bueno.
Si por algo se va distinguir la próxima administración es por su doble moral y su propensión al populismo. Signo inequívoco de los políticos enfermos de mesianismo.
De Alejandro Zapata realmente no hay mucho que decir, sólo que aún investiga si alguien anotó las placas de vehículo que lo embistió.
A partir de aquí es donde la cosa se comienza a poner peluda y fea. El nuevo gobernador anunció que su toma de protesta se realizará en el auditorio Miguel Barragán de esta ciudad y posteriormente todos estaremos invitados a una verbena popular en la plaza de fundadores.
Asiste, coopera y diviértete, al menos eso dice la invitación.
Un hombre sabio alguna vez me dijo: “todo aquel que hable de si mismo en tercera persona es mesiánico”.
Pues bien, era necesaria esta referencia porque el gobernador electo siempre se expresa de Fernando Toranzo como una persona noble y desinteresada, inteligente y capaz.
¿Qué más podría decir él de si mismo?
Por lo pronto la nueva legislatura no me decepcionó. Oficiosos y sumisos aprobaron declarar el cambio de sede para la sesión solemne de toma de protesta del nuevo gobernador.
Lastima que la dignidad no se vende en las tiendas. Oprobiosa verdad la de nuestros nuevos y ya inservibles diputados. Miserables.
Pobre gobernador electo, nadie le ha dicho que sólo dos gobernadores han rendido protesta en el auditorio Miguel Barragán. Los dos terminaron mal y no concluyeron su periodo constitucional: Florencio Salazar Martínez y Fausto Zapata Loredo, y éste último solo duró catorce días en el poder. Una conspiración navista – salinista terminó con el chaparrito infausto en tiempo récord. Lo dicho, los Nava son como los Borgia.
Sin más preámbulo hay les va la primer neta del planeta del nuevo gobernador: Fernando Toranzo es Mandilón. Y aquí es donde aparece el personaje principal de la historia. Aunque no he logrado averiguar si es la villana del cuento o la doncella en la torre que espera ser rescatada, lo que si es verdad es que la señora esta como sacada de un cuento de hadas. Por lo menos ya tiene al médico rodeado de enanos y bien dormido.
María Luisa Ramos es su nombre, médico también y por cierto anestesióloga. Eso explicaría muchas cosas, por ejemplo el porqué don Fernando siempre anda somnoliento.
Se ha ganado el respeto de los políticos potosinos al grito de: ¡arriba las manos, tengo un gobernador y no dudaré en usarlo¡ Así ni quien diga nada. Y de verdad que nadie dice nada, lo cual no me sorprende.
La soberbia de los grupos políticos tradicionales no les permitió ver el inminente peligro que los acechaba. Por el contrario, todos los políticos que trataron con el Toranzo candidato se imaginaron que podrían manipular al nuevo gobernador.
Era fácil confundirse pues el médico nunca abandona su actitud pusilánime. Ahora de que es manipulable lo es, pero ya tiene dueño. La dueña de sus quincenas lo es también de su conciencia y su voluntad.
Mujer prudente e inexpresiva. Fría y calculadora. Está a punto de darles una lección inolvidable a todos aquellos que se burlaron a sus espaldas de su aspecto personal. Como sabiamente decía mi padre: de feo no se ha muerto nadie.
Es más fácil que muchos se mueran de hambre, a que dona María Luisa se preocupe un poquito por su apariencia física. La ventaja que tenemos los feos es que no somos vulnerables, no tenemos escrúpulos ni prejuicios.
Dicen que detrás de un gran hombre hay una gran mujer. En el caso que nos atiende resulta preciso decir que detrás de un hombre indeciso hay una mujer dispuesta a todo. Para efectos prácticos y que luego no ande con pretextos Fernandin; mamá se irá a despachar en palacio de gobierno y tras de la oficina del Gobernador se revisarán los asuntos importantes.
Bien por ella, mal por el.
Resulta que un cuñado de la doctora María Luisa es un experto en materia de seguridad pública y desinteresadamente esta apoyando al nuevo gobierno para integrar el próximo gabinete de seguridad. Quien busque chamba en esa materia tan compleja tendrá que platicar con él.
Su nombre es Carlos Leyva, le apodan “el simpatía” y es el responsable de traer desde el vecino estado de Tamaulipas a un personaje de nombre Urias y que hasta hace unos meses era jefe policíaco en un municipio cercano al Golfo de México.
Como estarán las desconfianzas con los potosinos que la guardia personal, el chófer y hasta el perro de Fernando Toranzo son Tamaulipecos.
Eso si, personal con mucha experiencia y suerte, al parecer el jefe de escoltas cuando policía fue el único sobreviviente de un enfrentamiento donde sicarios del cartel del golfo recuperaron un importante cantidad de droga que previamente se había confiscado. Sin lugar a duda un hombre con suerte.
Estos tamaulipecos y otros mas que vienen, van a dar mucho de que hablar. De mi se acuerdan que no se les quita la maña de andar de cochinos.
Lo único potosino que tiene el nuevo gobernador son sus gatos. Y hasta eso, no le gustan muy ostentosos, incluso creo que entre más roñosos, pulguientos y flacos están mejor. No se porqué me vino a la mente mi amigo José de Jesús Ponce, coordinador de la estructura electoral en la campaña del doctor, quien sin el menor recato se dedicó los últimos meses a recoger los curriculum de muchos compañeros en desgracia. Ingenuamente esperan el milagro priista.
Ellos y muchos más apenas están por conocer al verdadero Fernando Toranzo. El abnegado marido que se ha esforzado toda la vida por mantener la unidad familiar.
Doña María Luisa tiene la fortuna de poseer un marido excepcional, respetuoso, responsable y fiel. Deberíamos avergonzarnos todos aquellos que pensamos que el que inicia, será un gobierno peor que el de los últimos tres gobernadores juntos.
¿Porque te fuiste Carlos Jongitud Barrios? El pueblo te extraña.
Generalmente no es mi tema hablar de las intimidades de los políticos, pero en este caso debo decir que hago una excepción cuando la vida privada de las personas públicas termina por afectarnos a todos.
No quiero enterarme algún día que el presupuesto del estado se discutió en la alcoba, mientras el médico se lavaba los dientes y la doctora observaba un partido de futbol americano.
Hay que reconocer en la señora gobernadora su entereza, su paciencia y su ambición, según dicen, es una de las pocas mujeres en San Luis Potosí capaces de manejar el DIF, la Secretaría de Gobierno, un Gobernador y comerse unos cheetos con cajeta al mismo tiempo.
Muchas cosas van a pasar en San Luis Potosí, desgraciadamente nada bueno se augura.
Del nuevo gobernador, ¿que puedo decir si es un reflejo de nuestra sociedad actual?
Me cae que ya no hay hombres. Sólo payasos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada